Captain Fantastic (2016)

Captain Fantastic

Hay cierto tipo de películas de las que intento no investigar nada. Son ese tipo de películas que te atraen por las sensaciones de su cartel, por el número de puntitos verdes en Filmaffinity o porque, en este caso, aparece Viggo Mortensen. Así que dejo todas esas búsquedas para después de verla y una de ellas me dejó de piedra: el director y guionista es Matt Ross. Puede que no os diga nada este nombre, pero si seguís Silicon Valley, la serie de la HBO, interpreta a Gavin Belson, un personaje de lo más gracioso. Si este dato lo hubiese sabido antes, probablemente no habría tenido tanto interés en ver Captain Fantastic, aunque haya ganado el premio Un Certain Regard en el Festival de Cannes al mejor director. Al principio vemos cómo un padre vive con sus seis hijos perdido en medio de un bosque, comen lo que cultivan y cazan ellos mismos, se instruyen en física cuántica, idiomas, música, literatura, filosofía y además hacen tanto ejercicio que parecen deportistas de élite. Nos presentan a esta familia como algo idílico y me lo creo ya antes de que aparezca el nombre de Noam Chomsky.

Pero esta fase idílica de la supervivencia al margen del capitalismo y de la sociedad alienada por la televisión, el azúcar y un sistema educativo pobre, se rompe al tener que hacer frente al contacto con la sociedad. Lo que Captain Fantastic creo que hace es hacernos pensar sobre cómo vivimos sin poner en un pedestal la vida bucólica de un padre que habla sin tapujos a sus hijos sobre la muerte y el suicidio, o de la sociedad corrupta, porque, al final, todos los extremismos son malos. Aislarse de la sociedad para conseguir criar unas eminencias ideológicas e inteligentes no siempre es “bueno”, como bien dice el hermano mayor: “a menos que salga de un libro, no sé nada”. Así que cada uno saque sus propias conclusiones. ¿Preferiríais vivir aislados de la sociedad, tener vastos conocimientos sobre cualquier materia intelectual y estar en forma o vivir en esta sociedad alienada, llena de corrupción y convenciones sociales llenas de hipocresía? Yo no sabría qué responder. Lo que sí sé es que tanto en una opción como en la otra, estarías a merced de un poder mayor (poder político o figura paterna) que te dice qué debes hacer.

Lo mejor: La reflexión ideológica sobre la educación, el momento del día de Noam Chomsky, el reparto al completo.

Lo peor: Fundamentar la trama en los estereotipos de las dos formas de educación que nos presentan.

Estrella-amarilla1Estrella-amarilla1Estrella-amarilla1Estrella-mitad1Estrella-blanca1

Anuncios

Comenta, no hace falta que te registres :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s