Pawn Sacrifice (2014)

El caso Fischer

Del director de El último samuráiDiamante de sangre y, añado, guionizada por el creador de LockePeaky Blinders y el próximo hit inglés en televisión Taboo (Steven Knight), El caso Fischer intenta retratar la figura de Bobby Fischer, un ajedrecista mentalmente inestable pero también fuera de lo común, a través de su infancia y hasta su cénit, su enfrentamiento final con Boris Spassky por el campeonato mundial. Aunque no creo que se asemeje mucho a la realidad ajedrecística de la Guerra Fría ni a las vivencias del propio Fischer, es curioso que quieran ahondar en la locura del protagonista como algo especial dentro del mundo del ajedrez, cuando las enfermedades mentales están a la orden del día en este juego. Por supuesto, esto no se esconde, ya que hay cierto momento en el que Lombardy habla sobre lo que le puede hacer el ajedrez a la mente humana.

Pero me estoy desviando del tema principal: la peli se hace larga como una partida de ajedrez, contando paso a paso la evolución de la rivalidad Fischer-Spassky que, para mí, se presenta demasiado blanda. Pese a todo, las actuaciones principales me parecen más que correctas, aunque no nos libramos de la típica historia romántica que, al menos, no ocupa casi espacio en el metraje. Tanto Tobey Maguire como Liev Schreiber, Peter Sarsgaard y Michael Stuhlbarg llevan sobre sus hombros una historia que seguramente con otros actores habría sido infumable, y tengo que decir que Maguire y Schreiber no son de mis actores preferidos. La espiral de locura de Fischer me parece muy bien lograda pero, en global, al estadounidense nos lo presentan tan loco que cuando se queja de que los rusos hacen trampa en las olimpiadas parece que se lo inventa, así que nunca sabemos si lo que el protagonista está diciendo, por muy inverosímil que parezca, es cierto o no. Los rusos sí hacían trampa para dominar la disciplina, el FBI, la CIA y la KGB seguro que pinchaban los teléfonos, estoy segura de que agentes seguían a estas figuras públicas pero… ¿cuánto hay de locura y cuánto hay de realidad? En El caso Fischer lo que nos proponen es que todo está en la cabeza del ajedrecista.

Lo mejor: Las actuaciones del cuarteto principal (Tobey Maguire, Liev Schreiber, Peter Sarsgaard y Michael Stuhlbarg).

Lo peor: La pseudohistoria romántica, los flashbacks, lo poco que se ahonda en las presiones estadounidenses.

Estrella-amarilla1Estrella-amarilla1Estrella-mitad1Estrella-blanca1Estrella-blanca1

Anuncios

2 comentarios en “Pawn Sacrifice (2014)”

  1. ¿Lo que habría sido un tostón salvado por los actores? Interesante. Liev Schreiber en concreto me encanta.
    Y me intriga que el ajedrez pueda erosionar la salud mental, no lo habría dicho nunca. Me lo esperaría más de, por ejemplo, tocar el piano profesionalmente (ahí está la peli Shine).

    Le gusta a 1 persona

    1. No sé qué puede hacer mentalmente tocar el piano, supongo que si te obsesionas, te obsesionas. Lo que sí sé de primera mano de la relación directa entre ajedrecistas con los diferentes tipos de locura (esquizofrenia paranoide, trastornos delirantes, alucinaciones y demás). Y no me refiero a grandes maestros internacionales, como Morphy o Steinitz, estas enfermedades están a la orden del día en maestros con ELO digno de niveles regionales.

      Quizá en niveles amateur no pase esto, o quizá el ajedrez sea bueno para prevenir el alzhéimer como se suele decir, pero en el momento en el que se profesionaliza… malo malo.

      Vamos, esa es mi opinión.

      Me gusta

Comenta, no hace falta que te registres :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s