The Cove (2009)

The Cove

Ver documentales como The Cove puede herir la sensibilidad del espectador, sobre todo si le preocupa la situación de los cetáceos en Japón. Louie Psihoyos dirige este documental partiendo de Richard O’Barry, el entrenador de Flipper, que en realidad eran cinco delfinas capturadas por él mismo. O’Barry cuenta cómo son tratados los delfines en los “acuarios”, ya que estos animales viven por la libertad nadando a sus anchas kilómetros y kilómetros cada día rodeados del silencio en alta mar. El no tener espacio y la agonía de los gritos, la música y los aplausos del público, hace que estos delfines sean medicados para poder superar períodos de estrés. Richard O’Barry cuenta incluso cómo Cathy, una de las delfinas que interpretaban a Flipper, se suicidó en sus brazos. A partir de ahí, O’Barry se ha dedicado a liberar delfines, consciente que él mismo fue incitador de la fiebre por estos animales.

Con esto, O’Barry decide ponerse en contacto con el director Louie Psihoyos para investigar la masacre de miles y miles de delfines en el pequeño pueblo de Taiji, con una operación asimilada, en palabras del propio director, al estilo de Ocean’s Eleven. Se investigan varios puntos críticos en la historia: la caza indiscriminada de delfines para venta para los acuarios, los métodos de captura, las historias inventadas por el gobierno japonés diciendo que es su cultura cuando en las ciudades la población se escandaliza cuando se habla de la matanza de delfines, la venta de carne de delfín haciéndola pasar por carne de ballena haciendo que se esté envenenando con mercurio a la población a sabiendas, algo comparable con la “Enfermedad de Minamata” (que en realidad no es una enfermedad, sino un envenenamiento por mercurio de la población), la compra de votos en organizaciones internacionales, etc. Todo ello, hizo que The Cove se convirtiese en el documental que se llevó el Oscar en su categoría. Este es un documental imprescindible, con escenas difíciles de ver pero que se deben ver para no vivir en la ignorancia.

Lo mejor: poder disfrutar de las imágenes sobre todo de los buceadores.

Lo peor: la indignación que produce el gobierno japonés en temas como estos.

Estrella-amarilla1Estrella-amarilla1Estrella-amarilla1Estrella-amarilla1Estrella-mitad1

Anuncios

Comenta, no hace falta que te registres :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s