En qué afecta una mala ortografía

LetrasPara inaugurar esta sección comenzaré por comentar algo que siempre me ha parecido importante y que poco a poco se ha convertido en una de mis máximas: tener una buena ortografía en cualquier medio que pongas al alcance de terceros.

No es la primera vez que te piden un consejo sobre cómo se ve tal diseño web, tal currículo o tal documento. A primera vista, mis ojos se van directamente a las faltas de ortografía.

Me di cuenta de esto por primera vez al estar revisando la Resolución, Real Decreto u Orden de alguna comunidad autónoma de la que no quiero acordarme: bajando las hojas del pdf a golpe de ratón “envenenado” me paré de repente en una página porque había visto algo raro. Era un “porporcional”.

Pero esto no es muy grave comparado con las aberraciones que se pueden leer en páginas web supuestamente profesionales. A las pobres tildes ya no se les da la importancia que tenían para diferenciar un “envío” de que alguien “envió” algo. Ya no se sabe diferenciar entre “tu” elección o que “tú” eliges. Y lo que menos se utiliza hoy en día son los signos “¿” y “¡” para preguntar o exclamar algo.

Sin embargo, para construir una marca se debe tener muy en cuenta este punto si queremos que nuestras ventas no se vean influidas negativamente. A menudo se decide equiparar el contenido de una página web al lenguaje informal eliminando signos de apertura de interrogación y admiración, eligiendo una forma de expresarse más cercana a lo que se escribe en conversaciones tipo Whatsapp, sin tener en cuenta que dará una imagen de poca credibilidad o confianza en el sitio. Sobre todo si nuestra meta es la de vender algún producto o servicio.

Esta situación se ve acentuada por la incorporación de jóvenes infra-formados al mercado de trabajo, habiendo superado cursos a lo largo de su período escolar sin que sepan realmente cómo diferenciar el “haber” del “a ver”.

Pero esto no es un problema solo de jóvenes que padecen las dolencias de un sistema educativo precario. Muchos profesionales, autodenominados profesionales, claro está, no son capaces de darle la importancia necesaria a la inclusión de tildes o de una correcta puntuación de comas y puntos. Este error es más visual, por supuesto, en las comunicaciones al público abierto, pero debe tener la misma importancia en las comunicaciones dentro de la misma empresa por varias razones. La primera de todas es que si el emisor no escribe correctamente, el receptor puede no entender bien el correo electrónico enviado por aquel. Otra de las opciones es que tarde más en leer dicho correo intentando descifrar qué es lo que quiere decir el emisor.

Por lo tanto, una de las directrices de cualquier empresa, tanto hacia el exterior como internamente, debe ser el fomento de las comunicaciones eficaces.

Anuncios

1 comentario en “En qué afecta una mala ortografía”

Comenta, no hace falta que te registres :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s